Ir arriba

Cuando ser padres nos cambia como personas

Cuando nace nuestra primera hija o hijo, nos transformamos, dejamos de ser aquella persona que éramos unos instantes antes del nacimiento y no hay vuelta atrás.
Publicado el 22 Aug 2018 0 Comentarios
Cuando ser padres nos cambia como personas

Cuando ser padres nos cambia como personas

Imagen de Eva Maurí
SOBRE LA AUTORA/EL AUTOR

Eva Maurí Cresencio
Psicóloga y psicoterapeuta Gestalt. Atención en Oliva y L'Alcúdia de Crespins

Cuando nace nuestra primera hija o hijo, nos transformamos, dejamos de ser aquella persona que éramos unos instantes antes del nacimiento y no hay vuelta atrás.

Es curioso cómo de rápido se produce el cambio y el desafío que se nos presenta: la persona que éramos se ha desvanecido y nos encontramos ante el reto de construirnos desde cero, desde una situación en la que no tenemos experiencia previa.

A menudo, este proceso nos supone un duelo del que nos cuesta ser conscientes y requiere cierto tiempo aceptar. Intentamos ser como antes y no lo conseguimos, ese yo ya no está, ya no existe. Todo deja de tener el sentido conocido y nos encontramos perdidos en un mundo que en apariencia es el mismo, pero no lo es.

Es una vivencia extraña, la persona se siente agotada a la vez que consigue sacar fuerzas sobrehumanas, dormir, descansar poco y dar más allá de lo que creía era su 100%.

Ya no somos las y los mismos profesionales, amigos, pareja, hijos e hijas... ya no somos capaces de hacer todo aquello que hacíamos, nos sentimos impotentes por no llegar a todo lo que antes sí conseguíamos. Y, en esos momentos, no podemos ver que hemos cambiado nuestro ritmo por el de nuestro hijo e hija. Hemos dejado de ser nuestra prioridad para otorgarle ese lugar a otra persona.

La frustración, el sentimiento de pérdida, en definitiva, el duelo por el que estamos atravesando, nos impide ver que nos hemos transformado en otra persona, en una versión mejorada de nosotros mismos.

Aprendemos nuevas capacidades a una velocidad vertiginosa, nos volvemos personas más creativas , más pacientes y tolerantes, más empáticas, nos esforzamos más por entender el mundo de la otra persona, una persona que se expresa en otro lenguaje, distinto al nuestro y que a menudo nos cuesta descifrar. Todo un bagaje que nos va transformando y nos acompañará en el resto de situaciones y relaciones que establezcamos a partir de ahora.

Estamos tan perdidas que no conseguimos ver el proceso que estamos haciendo y, tan solo tenemos claro que algo dentro de nosotros ha cambiado.

Y... es cierto, hemos cambiado, como cambiamos con cada experiencia, con la diferencia que esta es una de esas contadas experiencias que nos hacen ser mejor personas.

Y será un proceso en el que estaremos inmersas toda la vida, cambiando y adaptándonos a cada fase por la que atraviese nuestro hijo o hija y/o con la llegada de nuevos descendientes.

Como digo a las personas que vienen a terapia por encontrarse en este proceso: “La crianza y nuestro cambio es una carrera de fondo, no un sprint”.

 

Os damos la bienvenida a la aventura de ser padres y madres.

Heimebane
La serie noruega Heimebane (que han traducido como Match Ground, "terreno de juego")...
Domingo, Octubre 6, 2019 - 09:07
En mi formación gestáltica he ido aprendiendo a tomar conciencia de los “presupuestos...
Lunes, Septiembre 2, 2019 - 23:39
“Mi problema es que me quiero muy poco. Tengo la autoestima baja. Todos me lo dicen....
Martes, Octubre 2, 2018 - 13:31
Cuando una persona acude por primera vez a terapia, rara es la vez que no llega nervi...
Domingo, Septiembre 23, 2018 - 22:57

Síguenos en las redes sociales

Psicología y terapia gestalt en el centro de Valencia. Zona Àngel Guimerà. Nº reg. sanitario 19134
Psicoterapia en La Canyada (Paterna) - Horta Oest - Camp de Túria
Psicoterapia y fisioterapia en Oliva - La Safor
Fisioterapia y psicoterapia en L'Alcúdia de Crespints - La Costera

Si se pudiera proteger a los acantilados de las tormentas, nunca podría admirarse la belleza de sus quebrantos.

Elisabeth Kübler-Ross